Iluminada

El color saludable de su cara de pronto se tornó macilenta y sus ojos siempre vívidos a pesar de todo, perdieron su luz. Leucemia terminal, dictaminó el médico, lo dijo como si nada, uno mas. Pero no era uno mas para mí, era mi papá y estaba escuchando que pronto, muy pronto moriría. Una semana o dos calculó el tiempo de vida que le restaba y vas a tener que internarlo, se puede salvar con transfusiones, doctor? no hay que perder las esperanzas, dijo bajando la vista y se fue. Cuando le dije que debía internarse mi papá lloró y opuso toda la resistencia posible que no alcanzó y allá fuimos con el alma en un hilo, a los tres días y con dos litros de sangre nueva le dieron “el alta” y que a los dos días vuelva a transfundirse. Algo me movilizaba profundamente pero no alcanzaba a percibir que cosa era, ademas del dolor de la inminente pérdida tan querida. Y me vino a la cabeza su imagen de siempre repitiendo la frase que había oido desde niña: “no hay ningún lugar mejor que la casa de uno” y actué en consecuencia, tranquila la conciencia y felíz de darle la noticia: papi, nos quedamos acá, eso sí eh? come todo lo que te demos. No volvimos al hospital ni llamamos mas a ningún médico, el hecho de pincharle las venas para corroborar su leucemia no iban a cambiar la realidad asi que le evitamos el maltrato. La dieta era un licuado con todas las verduras  frescas del mercado y todos los dulces que le gustaban, incluído el budín de pan con pasas de uva que si nó no tiene gusto a nada, cierto patito? Los dos años que siguieron mi papá se levantaba y jugaba a las cartas con sus hermanos, hablaba con sus nietos y seguía contando las historias de siempre, ya en el segundo semestre del tercer año se fue agravando hasta negarse a comer, pero yo quería que su deseo se cumpliera y aguanté poniéndole el cuerpo al miedo que me daba a veces tremenda responsabilidad.  El último día fue especial, tenía los ojos semicerrados y una respiracion apacible y menos, menos, menos y era largo el tiempo del adios y como si alguien me llevara de la mano me acerqué y le hablé, le dije que se fuera tranquilo que mamá y yo estábamos bien, andá… andá tranquilo, a pesar de estar inmóvil desde hacia dos días, papá acaricio mi brazo suave arriba y abajo arriba y abajo y se fue yendo y fué raro el sentimiento, mientras mamá lloraba a su compañero de toda la vida yo despedía a mi adorado papá con una sonrisa mojada y una paz interior que aún perdura.

Anuncios

28 comentarios to “Iluminada”

  1. gi! Says:

    Con cualquir cosa que escribe la paso a cagar.
    Fue hermosamente desgarrador.

  2. federiquito Says:

    hoy hace ocho años que se fué mi viejo.

  3. El Hijo de Patán Says:

    🙄

  4. Twister Says:

    😦

  5. nana Says:

    Putaquetereparió Clarita. Si llega a entrar alguien a la oficina le tengo que decir que me entró un camión de Cliba en el ojo.

  6. Clara de día Says:

    Che no soy tan ególatra eh? tildé el me gusta sin querer. 😳

  7. bruji Says:

    leerte siempre es un placer, pero este me desgarró el alma, todavía no estoy preparada anímicamente, se nota.

  8. Fernando Says:

    Debe haberte amado muchisimo.

  9. la pipistrella Says:

    Ay

  10. Shasha Says:

    :Shock:

  11. Andrés Says:

    Siempre te leo, nunca comento, este posteo, me conmovió como ninguno. Un beso

  12. Groceries Says:

    Se me pianto un lagrimon. Estoy sensible!

  13. Néstor Says:

    La estoy como extrañando, vio?

  14. Marcos Says:

    Vine a parar aca desde Wasabi. Me paso lo mismo…empatia total. Desgarrador y lindisimo al mismo tiempo!

  15. Clara de día Says:

    Muchas gracias Marcos.

  16. Pablo NqN Says:

    Cada tanto paso y lo releo…

  17. Clara de día Says:

    Awwww… ya volveré. Gracias Pablo.

  18. nana Says:

    Y justo le hice clic a tu blog en el blog de Pau. Y justo volví a leer esta publicación habiéndola olvidado. Y justo me hiciste llorar de nuevo.

  19. Clara de día Says:

    Awwwww 😦

  20. Marina Says:

    Pero… es hermoso este relato! Él se fue, como vamos a hacer todos. Pero vos te quedaste con la alegría de haber acompañado ese final, que resultó ser de la forma mas digna y dulce.

  21. Clara de día Says:

    Si Marina. Gracias.

  22. gerardo Says:

    Bello. Gracias por compartir semejante sentimiento.

  23. Jimena Says:

    5 AÑOS! hora de retomar

  24. Clara de día Says:

    Volveré y seré relatos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: